martes, 21 de abril de 2009

Llueve

Está lloviendo.

Ni siquiera está lloviendo: más bien está cayendo un chipi-chipi bastante triste. Una de esas lloviznas tímidas y persistentes, que caen en la ciudad después de varios días de mucho calor, que llenan los coches de lodo.

Bueno, la verdad es que mi oficina no tiene ventanas, así que no sé si está lloviendo. Pero estoy oyendo una gymnopédie de Erik Satie (la número uno: lent et doloreux) y es como si estuviera lloviendo.

6 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

¿Las obras de arte representan el mundo o el mundo se copia de las ideas de los artistas?

Luis dijo...

Yo creo que la naturaleza debería copiarse de las ideas de los artistas, pero me temo que casi nunca lo hace. Por eso es que la naturaleza es tan tediosa.

Walter L. Doti dijo...

El arte con que el Demiurgo creó este universo es bastante menos ingenioso que el de muchos artistas intramundanos.

Roberto dijo...

A mí Satie también me hace evocar tardes lluviosas, pero no por las Gymnopédies sino por una de las Gnossiennes. Además el recuerdo es más agradable, un breve chaparron de verano, en la terraza de tu casa de Cuernavaca... antes de estos tiempos aciagos.

Lala_a.secas dijo...

uff... llegué aquí porque eres el único de toooda la blogsfera que tiene como preferido el libro del maestro de esgrima... curioso... me gusta tu estilo... pasaré a verte más ;)

Luis dijo...

Bienvenida, Lala. Ojalá pases por aquí seguido.